Intégrer l´intelligence collective

Intégrer l´intelligence collective: voici le sujet sur lequel je devrai dialoguer pendant une heure lors des Journées Nationales de Formation des Bibliothécaires, le 11 et 12 janvier  http://nouveauxbibliothecaires.cfibd.fr

Dans ce dialogue, j´explore trois hypotheses ayant trait à l´intelligence collective et au leadership collaboratif:

  • Quelles hypotheses sur l´intelligence collective?
  • Quelles hypotheses sur la complexité?
  • Quelles hypotheses sur la collaboration multi-systèmes?

Ces journées auront lieu à la BULAC http://www.bulac.fr.

Cuando “tienes dependencia” de quienes “dependen de ti”

¿Cuánta dependencia te reconoces? ¿Qué vinculo dirías que existe entre tu dependencia y tu autonomía? ¿Hasta qué punto adoptas decisiones condicionadas por tu necesidad de obtener aprobación de tu entorno?

La dependencia se entiende como un déficit de autonomía, que se puede traducir en un sometimiento a cambio de mayor seguridad y protección de terceros. Tu dependencia en el ejercicio del rol viene a compensar elementos de inseguridad presentes en tu persona y puede derivar en actitudes de queja e incluso rebeldía por tu parte. La resistencia del dependiente es a mostrar ambición con su propia autonomía, también a asumir la responsabilidad por el posible fracaso de sus propuestas y decisiones: si aciertas obtendrás el reconocimiento social, si fracasas tendrás que asumir la soledad, que es como una muerte en vida.

Todo líder tiene que convivir con dosis de soledad, cuanto más progrese en la jerarquía empresarial o política, más estarás confrontado con la soledad, la cual va incluida en tu estatus social y en tu retribución. Hay cosas que no podrás compartir con tu entorno cercano y para ello tienes que tener claro que no eres adicto al reconocimiento y aprobación de ellos; de no ser así, querrás oír el canto de sirenas en tus colaboradores o en tus consultores, lo que te llevará a compartir confidencias y a incurrir en un fraude en el ejercicio del rol. El adulador te dice lo que quieres oír y no necesariamente lo que es bueno para el negocio, solo está interesado en que no le exijas a él, es sabedor de tu inseguridad, a la vez que te seduce te aísla.

Tu resistencia es a desarrollar tu seguridad interior para acceder a una mayor autonomía en forma de interdependencia. El rol te otorga un poder que tienes que completar con una autoridad o una seguridad interior capaz de contener tanto tu ansiedad como tu miedo.

 

Cuando el “mal hacer” del otro impide tu “buen hacer”

¿Qué legitimidad concedes a tus capacidades afectivo-relacionales respecto a las técnico-cognitivas? ¿Qué barrera estaría impidiendo la plena realización de tus capacidades? ¿Ya muestras alguna ambición para superarla?

El mal hacer del otro es posiblemente el argumento más usado para vender tu imposibilidad para hacer bien tu trabajo. El otro es lo que te separa de tu plena capacidad y de tu compromiso con un trabajo bien hecho. El otro puede ser tu jefe, tu colateral, tu colaborador. El otro puedes ser tú mismo.

La barrera del otro te resulta bien visible mientras que la barrera propia te resulta invisible, aunque otros la observan, la sufren e incluso te la señalan. Tu barrera puede estar en tu bajo auto-control (ansiedad, miedo, tristeza), en tu dificultad para deslindar lo que corresponde al rol y lo que corresponde a la persona, en que confundes colaboradores y amigos. Puede estar en tu dificultad para escuchar o para indagar, en tu creencia de que tienes que tener respuesta a todo. Puede estar en la desorganización de tu pensamiento o de tu gestión del tiempo.

La resistencia está en poner el foco en la barrera del otro como excusa para ocultar la tuya. La perfección puede ser fea como la soberbia ya que te lleva a ignorar tu propia ignorancia. La imperfección propia puede ser bella y elegante si va acompañada de una ambición de superar tu barrera invisible. La imperfección hace más creíble la perfección y sin embargo es fuente de vergüenza en numerosos Directivos. Muestras tu ambición no tanto cuando presumes de tu perfección sino cuando te pones a trabajar en tu imperfección.

Cuando llamas cambio a lo que en verdad es control

¿Cuánta fantasía de control hay en las propuestas de cambio que haces a tu empresa? ¿Cuánto detecta tu aspiración de control aquel que te propone una metodología de cambio? ¿Mayor control significa mayor poder por tu parte? ¿Qué te lleva a creer que un mayor control tuyo es bueno para el negocio respecto a un mayor aprendizaje de muchos?

El cambio es al aprendizaje lo que el control es al poder. El desarrollo es al proceso para aprender y cambiar lo que la formación es al procedimiento de estructuración de contenidos para enseñar. El cambio es a la propuesta de un proceso para generar apertura del sistema lo que la formación es a la propuesta de un procedimiento para reforzar la clausura sistémica, al menos en muchas formaciones que se llevan a cabo bajo la etiqueta de desarrollo.

En un proceso de desarrollo para generar cambio individual o del equipo, el contenido es generado por el equipo involucrado, dentro de la misión y del marco del negocio. El aprendizaje colaborativo requiere de un proceso de co-creación para generar inclusión y compromiso en las personas. La enseñanza desde la formación presupone que los participantes no conocen barreras emocionales, tienen la capacidad cognitiva y además se muestran comprometidos con la empresa, lo cual es mucho suponer.

La economía del truco

La economía del truco

La economía del truco consiste en hacer propuestas llamativas, sencillas y fácilmente replicables para usar ya sea individualmente, en un grupo o en todo el sistema, sea éste una empresa o toda la sociedad. Un truco es como una receta rápida, una poción mágica o un atajo. Ya no sirve malgastar nuestro tiempo en aprender, ya no compensa hacer esfuerzos, basta con aplicar los trucos aprendidos por otros.

Linkedin es un bazar de la economía del truco, con sus reiterados artículos y replicas de replicas sobre los cinco hábitos del líder eficiente, las siete acciones para tener éxito como emprendedor, los cuatro valores de las organizaciones que triunfan, los cuatro errores de los directivos que fracasan, etc. La prensa digital también incluye numerosos artículos de economía del truco.

En un caso o en otro no son artículos-basura porque se les otorga valor para:

  • Hacer una promoción personal, aún a costa de decir simplezas o de promocionar las simplezas dichas por otros, como tanto sucede en Linkedin. Todo es posible con tal de tener más visibilidad social o, lo que es lo mismo, con tal de retrasar nuestra fecha de caducidad social. Los trucos nos hacen más visibles que otros.
  • Asociar estos artículos-truco a una publicidad de un producto o de un servicio como sucede en la prensa digital. Todo es posible con tal de incrementar el tiempo medio dedicado a una exploración digital, lo que se traduce en mayor exposición a la publicidad.

En ambas formas de promoción, la personal o la del producto, se promocionan actitudes contrarias al esfuerzo e incluso a la complejidad.