Resistencias, postureos y mangoneos

Nadie declara tener resistencias, escaqueos o mangoneos en el ejercicio del rol. Los tres comportamientos son actuados en el trabajo: no se hablan, se viven.

La resistencia se plantea como un deseo temido, una auto-promesa incumplida fruto de nuestro sabotaje activo. Hay una parte nuestra que se muestra emergente y que quiere triunfar, y otra parte que se muestra resistente y que fantasea con seguir como está. La resistencia es ese auto-boicot a nuestra aspiración de éxito profesional ¿Qué servicio me prestan mis resistencias? ¿Qué servicio prestan a los que me rodean? A priori, la única resistencia que debemos mostrar es al trabajo mal hecho.

El postureo es una apariencia, un pavoneo, una pose, una forma de presumir y de confundir que nos evade del desempeño del rol. El postureo tiene algo de farol, de fantasmeo y de escaqueo respecto de la misión asignada al rol profesional. Con el postureo sucede como con aquellos regalos que recibimos en los que el envoltorio tiene más valor que el propio regalo, el envoltorio es el regalo, lo que se esconde dentro es como un artefacto para darle valor al envoltorio. En el postureo se da cierto juego de impostura. El postureo se vuelve más excitante que la misión asignada al rol porque el rol se vuelve demasiado utilitarista e impersonal, hay que hacer una entrega del mismo sin compartir sentido alguno. De alguna manera, el postureo es como una resistencia a meterse en el rol ¿Qué servicio presta mi postureo al modelo de éxito? ¿Qué servicio presta a los que me rodean?

El mangoneo es una forma de abuso o mal uso del rol, una forma sucia de influir en los hechos y decisiones, una forma de ejercer la dominación o de extralimitarse en el desempeño del rol. El rol no nos pide que mangoneemos, es un comportamiento inherente a la condición humana ¿Qué está en mí que me lleva a abusar de mi posición de poder? ¿Con mi manera de actuar estoy sirviendo a la empresa o a mis intereses?

Es imposible abordar las cuestiones de desarrollo individual, de colaboración en los equipos o de transformación del negocio, esquivando estos tres aspectos del comportamiento en el desempeño del rol. En los tres, la persona aspira obtener beneficios emocionales, relacionales o económicos.

En mi próxima publicación abordaré estas tres dimensiones desde al menos 30 manifestaciones diferentes.

 

Management by Intuition

Management by Intuition

During this online event, business coach and international trainer Martijn Meima will tell you more about management by intuition. How can you use your intuition in business? Martijn Meima will explain the 5 steps to becoming effortlessly successful by using your intuition. He will talk about different methods like constellations and visualisations. Interestingly he has found a way to let you experience an intuitive exercice during this online event!
Free online session, in English: February 19, 6:00 to 7:30 pm, CET (UTC+1). Here is the Zoom link: https://zoom.us/j/549213422
So sign up and boost your intuition, yourself and your business!

 

Les 20 ans de SoL France

Les 20 ans de SoL France

Cette année, SoL France http://www.solfrance.org/ fête ses 20 ans. Cette communauté apprenante avait été lancée par un petit comité d´enthousiastes marqués par la foi, l´énergie et les croyances d´Irène Dupoux-Couturier. Irène a mis en rapport des tas de gens dans le monde et s´est investie pour transformer les mentalités.

Personnellement, je suis rentré en contact avec le réseau SoL en 2005, lors du Forum mondial à Vienne. Dans ce Forum, j´ai rencontré Etienne Collignon.

En plus des nombreuses conversations avec Irène et avec Etienne, ces 12 dernières années j´ai eu à échanger et à collaborer avec d´autres membres de SoL France (Alain de Vulpian, Jacques Chaize, Agnès Cabannes, Pierre Goirand, Olivier Arnoud, Lorraine Margherita, Elysabeth Martini, Danièlle Darmouni, Marion Chapsal, Sylvie Mattera, Camila Amaya Castro, etc.), surtout lorsque cette communauté a organisé le Global Forum en 2014, à Paris. Des vrais croyants des systèmes humains apprenants, je dois dire, des personnes qui ont beaucoup investi sur l´apprentissage des organisations.

Pour moi, qui suis en contact avec la société française depuis belle lurette, j´ai senti une concomitance entre les apprentissages de SoL France et l´évolution de la France vers un pays qui à commencer à croire dans une nouvelle forme d´apprendre et de prendre ses opportunités.

En plus d´une publication d´anniversaire, SoL France prépare un évènement du 6 au 9 novembre avec la plus que probable présence de Peter Senge. En tant que Chairman de Global SoL, nous donnerons notre appui à la nouvelle équipe de SoL France.

Cuando “tienes dependencia” de quienes “dependen de ti”

¿Cuánta dependencia te reconoces? ¿Qué vinculo dirías que existe entre tu dependencia y tu autonomía? ¿Hasta qué punto adoptas decisiones condicionadas por tu necesidad de obtener aprobación de tu entorno?

La dependencia se entiende como un déficit de autonomía, que se puede traducir en un sometimiento a cambio de mayor seguridad y protección de terceros. Tu dependencia en el ejercicio del rol viene a compensar elementos de inseguridad presentes en tu persona y puede derivar en actitudes de queja e incluso rebeldía por tu parte. La resistencia del dependiente es a mostrar ambición con su propia autonomía, también a asumir la responsabilidad por el posible fracaso de sus propuestas y decisiones: si aciertas obtendrás el reconocimiento social, si fracasas tendrás que asumir la soledad, que es como una muerte en vida.

Todo líder tiene que convivir con dosis de soledad, cuanto más progrese en la jerarquía empresarial o política, más estarás confrontado con la soledad, la cual va incluida en tu estatus social y en tu retribución. Hay cosas que no podrás compartir con tu entorno cercano y para ello tienes que tener claro que no eres adicto al reconocimiento y aprobación de ellos; de no ser así, querrás oír el canto de sirenas en tus colaboradores o en tus consultores, lo que te llevará a compartir confidencias y a incurrir en un fraude en el ejercicio del rol. El adulador te dice lo que quieres oír y no necesariamente lo que es bueno para el negocio, solo está interesado en que no le exijas a él, es sabedor de tu inseguridad, a la vez que te seduce te aísla.

Tu resistencia es a desarrollar tu seguridad interior para acceder a una mayor autonomía en forma de interdependencia. El rol te otorga un poder que tienes que completar con una autoridad o una seguridad interior capaz de contener tanto tu ansiedad como tu miedo.

 

Cuando el “mal hacer” del otro impide tu “buen hacer”

¿Qué legitimidad concedes a tus capacidades afectivo-relacionales respecto a las técnico-cognitivas? ¿Qué barrera estaría impidiendo la plena realización de tus capacidades? ¿Ya muestras alguna ambición para superarla?

El mal hacer del otro es posiblemente el argumento más usado para vender tu imposibilidad para hacer bien tu trabajo. El otro es lo que te separa de tu plena capacidad y de tu compromiso con un trabajo bien hecho. El otro puede ser tu jefe, tu colateral, tu colaborador. El otro puedes ser tú mismo.

La barrera del otro te resulta bien visible mientras que la barrera propia te resulta invisible, aunque otros la observan, la sufren e incluso te la señalan. Tu barrera puede estar en tu bajo auto-control (ansiedad, miedo, tristeza), en tu dificultad para deslindar lo que corresponde al rol y lo que corresponde a la persona, en que confundes colaboradores y amigos. Puede estar en tu dificultad para escuchar o para indagar, en tu creencia de que tienes que tener respuesta a todo. Puede estar en la desorganización de tu pensamiento o de tu gestión del tiempo.

La resistencia está en poner el foco en la barrera del otro como excusa para ocultar la tuya. La perfección puede ser fea como la soberbia ya que te lleva a ignorar tu propia ignorancia. La imperfección propia puede ser bella y elegante si va acompañada de una ambición de superar tu barrera invisible. La imperfección hace más creíble la perfección y sin embargo es fuente de vergüenza en numerosos Directivos. Muestras tu ambición no tanto cuando presumes de tu perfección sino cuando te pones a trabajar en tu imperfección.