el calendario laboral-cultural español

El calendario laboral-cultural español no sigue el año civil, es un calendario de apretones y de emociones:

  • Enero es medio mes de trabajo, entre que todo el mundo quedó agotado del cierre del año anterior y los estragos de las fiestas Navideñas.
  • En febrero están los carnavales.
  • Para marzo quien más y quien menos se toma su semanita para esquiar.
  • En abril, que si la Semana Santa, que si la Feria, que si el Rocío, que si San Jordi.
  • Mayo es siempre muy mal mes, entre puentes, comuniones, semana de los patios. Como algún equipo de fútbol esté en semifinales de la Champions o de la Copa de Europa, ya ni te cuento.
  • En junio la agenda está a tope de reuniones y de ferias, además de alguna boda. Si hay fútbol, apaga y vámonos.
  • En julio todos quieren cerrar cosas antes de irse a la playa, parece que el mundo se acaba.
  • En agosto ya te puedes morir, todo está cerrado, todo el mundo anda de vacaciones.
  • Septiembre es complicado, entre el síndrome posvacacional, la vuelta al cole y los kick-off.
  • En octubre viene el Pilar, entre puentes y permisos especiales.
  • En noviembre ya empezamos a preparar los presupuestos.
  • Y diciembre ni te cuento: entre festivos, comidas y cenas navideñas.