convergencia del espacio imaginario y el espacio digital

Una de las transformaciones clave de nuestras sociedades tecnológicas es la confluencia que viene dándose entre el espacio imaginario y el espacio digital. Esta confluencia está mutando nuestra concepción del sentido. Decíamos en otra entrada que el espacio imaginario es expansivo. En esta entrada planteamos que el espacio digital es restrictivo.

¿qué es un escenario?

Un escenario es un relato-ficción, una película-ficción, un montaje-ficción, o una combinación de todas, que ilustra y da sentido a un entorno y un uso imaginado colectivamente. Ilustra un estado del lugar, un entramado de relaciones sociales plausibles, un conjunto de creencias, una composición de ficciones que describen anticipaciones plausibles, elaboradas a partir de elementos empíricos y no empíricos, objetivos y subjetivos, conocidos y desconocidos, pensados e impensables, individuales y colectivos.

El relato del escenario describe el mundo exterior. Imagina prácticas, creencias, interacciones, valores, usos y costumbres plausibles. En él se describen relaciones temporales proveedoras de sentido para unos y otros: cómo es ese mundo futuro, quién hace qué y para qué en ese mundo, con qué recursos se desenvuelve en la vida, qué se entiende por eficiencia y por eficacia, qué ha sucedido antes y qué habrá después, qué resulta atractivo y constrictivo en esa forma de vida, dónde están las carencias, las disfunciones y las inseguridades.

la memoria del futuro

La memoria del futuro se corresponde con la posición atrayente de futuro que se imagina un grupo, una organización. Es un paradigma que funciona por construcción, mediante un proceso grupal, poniéndose a la tarea  (A. Linares 2007: 68). Esa memoria del futuro es el resultado del proceso imaginativo llevado a cabo en grupo, y se plasma en la redacción de relatos de escenarios de futuros plausibles, de capacidades necesarias para afrontar con éxito cada escenario, y de la visión compartida del grupo que participa en el proceso.

Las personas necesitamos al menos dos referencias temporales para darle al presente un sentido de perspectiva. Cuando la duración es larga, el presente adquiere sentido desde la experiencia que emana del pasado. Cuando la duración es comprimida, el presente necesita apoyarse en alguna referencia compartida del futuro para que adquiera esa perspectiva. Entonces nos sentimos capaces de elaborar un relato con sentido de finalidad.

A diferencia del atrayente de la cultura corporativa que sucede por inercia, es decir, para reproducir las pautas pasadas y presentes en la empresa, la memoria del futuro está vinculada al atrayente de la visión. Ella representa la posición de sentido que emerge del proceso de anticipación en grupo, es el resultado de la exploración colectiva de las barreras que nos impiden pensar y progresar. Con ella nadie podrá decir que el exceso de incertidumbre, complejidad y mundialización nos impiden progresar. Después de varias sesiones de trabajo en grupo estas barreras habrán sido transformadas en hojas de ruta para caminar confiados hacia el futuro.

la necesidad de generar visión compartida

Una pauta antropológica sobre la que venimos levantando acta durante años es que el poder en las empresas está más en manos de gestores financieros que de líderes estrategas (Van der Laan 2008), más en manos de buscadores de evidencias que de portadores de sentido.

Otra pauta antropológica es que hoy día en los negocios se habla de forma abusiva de tres barreras infranqueables que nos impiden pensar juntos el futuro: la barrera de la incertidumbre, la de la complejidad, y la de la globalización de los mercados.

Las tres se nos presentan como topes definitivos que nos invitan al inmovilismo. No hay nada más de qué hablar colectivamente. Las tres representan indicadores claros del fin del progreso. No podemos avanzar más, ni pensar de otra manera. Estamos condenados al presente permanente o ideología del “presentísmo”. A partir de aquí, quien tiene que moverse es cada uno por su lado, desde su soledad, y no la empresa como proyecto colectivo. De ahí la invasión de libros, conferencias y foros que versan sobre las condiciones de éxito de la persona. Uno tiene que hacer el títere, el pino, la cabra, el saltimbanqui y hasta el payaso para garantizarse el éxito ¡Y puede que no sea suficiente!

Determinismo y eficiencia infinita

El determinismo organizativo persigue un objetivo de eficiencia infinita, consolidar una marca de prestigio y lograr así nuestra salvación, probablemente salirnos de la historia e instalarnos en la eternidad, entendida esta última como el presente permanente.

Cada organización trabaja como una máquina para lograr sus objetivos. Esa máquina produce resultados. Mediante una comparación de los resultados con los objetivos, aquellos que conducen la máquina pueden constatar cómo está trabajando la máquina. Ese es el bucle de feedback que los responsables de la máquina tienen que manejar bien para mejorar su rendimiento. Desde el feedback, la máquina puede ser ajustada para mejorar. La máquina se compone de dos grandes partes: la cultura y las personas (R. Dalio 2011: 38).

La propuesta del determinismo está basada en una relación profesional caracterizada por una lógica micro-planificada y cibernética. En ella adquieren plena relevancia las técnicas de control y medición, feedback económico-financiero y ajuste inmediato de los recursos. No cabe otro sentido que aquel que se puede micro-planificar y controlar cuantitativamente. Con su despliegue de racionalidad extrema, la utopía determinista aspira a vivir en un presente permanente. Sus enemigos son la visión mesiánica, la providencia, el desorden individual, la reivindicación colectiva o la fantasía.