La paradoja del cambio y de la perfección

La paradoja del cambio y de la perfección

Es una paradoja oír hablar a un directivo del cambio a la vez que éste se siente instalado en la perfección: consejos vendo que para mí no tengo. Todo directivo debería llevar a cabo un trabajo sanativo regular. Esto es válido igualmente para un coach.

Si nuestras resistencias representasen nuestra imperfección diríamos que ésta puede ser bella y elegante si va acompañada de una ambición para superarla, lo cual conlleva ponernos manos a la obra e iniciar un viaje de desarrollo.

La empresa suele plantear el destino de ese viaje en términos de necesidad de contribuir de manera diferente al resultado, por eso define ese destino como un objetivo funcional-operativo (ej.: mejorar la capacidad de decisión, el desempeño, la gestión del tiempo, el estilo de liderazgo). El negocio requiere que el rol se muestre esencialmente desde el plano transaccional.

Como profesional deberías ir más allá de ese funcionalismo planteando tu propósito en términos de deseo o de ambición de realización: ¿Qué me hará sentirme realizado? ¿Qué me mueve a aprender y/o a comprometerme con lo que hago? La aspiración personal de trascenderse inspira el viaje de desarrollo.

Cuando “tienes dependencia” de quienes “dependen de ti”

¿Cuánta dependencia te reconoces? ¿Qué vinculo dirías que existe entre tu dependencia y tu autonomía? ¿Hasta qué punto adoptas decisiones condicionadas por tu necesidad de obtener aprobación de tu entorno?

La dependencia se entiende como un déficit de autonomía, que se puede traducir en un sometimiento a cambio de mayor seguridad y protección de terceros. Tu dependencia en el ejercicio del rol viene a compensar elementos de inseguridad presentes en tu persona y puede derivar en actitudes de queja e incluso rebeldía por tu parte. La resistencia del dependiente es a mostrar ambición con su propia autonomía, también a asumir la responsabilidad por el posible fracaso de sus propuestas y decisiones: si aciertas obtendrás el reconocimiento social, si fracasas tendrás que asumir la soledad, que es como una muerte en vida.

Todo líder tiene que convivir con dosis de soledad, cuanto más progrese en la jerarquía empresarial o política, más estarás confrontado con la soledad, la cual va incluida en tu estatus social y en tu retribución. Hay cosas que no podrás compartir con tu entorno cercano y para ello tienes que tener claro que no eres adicto al reconocimiento y aprobación de ellos; de no ser así, querrás oír el canto de sirenas en tus colaboradores o en tus consultores, lo que te llevará a compartir confidencias y a incurrir en un fraude en el ejercicio del rol. El adulador te dice lo que quieres oír y no necesariamente lo que es bueno para el negocio, solo está interesado en que no le exijas a él, es sabedor de tu inseguridad, a la vez que te seduce te aísla.

Tu resistencia es a desarrollar tu seguridad interior para acceder a una mayor autonomía en forma de interdependencia. El rol te otorga un poder que tienes que completar con una autoridad o una seguridad interior capaz de contener tanto tu ansiedad como tu miedo.

 

Cuando llamas cambio a lo que en verdad es control

¿Cuánta fantasía de control hay en las propuestas de cambio que haces a tu empresa? ¿Cuánto detecta tu aspiración de control aquel que te propone una metodología de cambio? ¿Mayor control significa mayor poder por tu parte? ¿Qué te lleva a creer que un mayor control tuyo es bueno para el negocio respecto a un mayor aprendizaje de muchos?

El cambio es al aprendizaje lo que el control es al poder. El desarrollo es al proceso para aprender y cambiar lo que la formación es al procedimiento de estructuración de contenidos para enseñar. El cambio es a la propuesta de un proceso para generar apertura del sistema lo que la formación es a la propuesta de un procedimiento para reforzar la clausura sistémica, al menos en muchas formaciones que se llevan a cabo bajo la etiqueta de desarrollo.

En un proceso de desarrollo para generar cambio individual o del equipo, el contenido es generado por el equipo involucrado, dentro de la misión y del marco del negocio. El aprendizaje colaborativo requiere de un proceso de co-creación para generar inclusión y compromiso en las personas. La enseñanza desde la formación presupone que los participantes no conocen barreras emocionales, tienen la capacidad cognitiva y además se muestran comprometidos con la empresa, lo cual es mucho suponer.

Learning communities: aligning learning circles

Learning communities: aligning learning circles

Learning communities and multi-system collaborative initiatives are quite common at both social and business environment. For the last three years, at the Global Association of SOL Communities (GASC), we have been organising a European Learning Journey and Conference. In this post, I explore resistances appearing at this sort of community learning process.

The three learning circles

The first hypothesis sets there are three relevant learning circles in this form of community learning journey:

 

  1. Co-creation: People involved at this stage can learn from virtual meetings, experiences, previous debriefings, books and articles shared among members. All the valuable information is stored in shared folders on the Drive.
  2. Co-facilitation: Because there is not enough space for all co-creators to play a visible facilitator role, some co-creators have to collaborate as a shadow facilitator. The conference enables regular debriefings between visible and shadow facilitators.
  3. Co-dissemination: These are either members of learning networks (ex.: SOL community members) and participants attending to the conference.

Aligning learning circles

The second hypothesis sets that we should pay attention to potential imbalances among the three learning circles:

  1. Imbalance among co-creators: some co-creators believe they can influence on colleagues much more than colleagues can influence on them; some co-creators show uneven energy and commitment throughout the co-creation process, which usually last for few months; as the conference deadline approaches, co-creators become more sensitive to the agenda than to the learning process; finally, quite often co-creators sell their approach as one man shop, loosing the collaborative vision of the journey.
  2. Imbalance between visible and shadow facilitators: visible facilitators get more credit from participants than shadow ones; both visible and shadow facilitators get more credit for the learning journey than participants, however the latter play a relevant role during the learning journey; facilitators tend to believe the learning process ends up with the feedback process.
  3. Imbalance between circles 1, 2 and 3: the success of the conference is too much credited to visible facilitators and not enough to participants; also, co-creators and facilitators leave the conference very enthusiastic but there is little follow up of the co-dissemination process.

Los juegos de poder

Los juegos de poder

Seguimos con la serie de los juegos de poder. Ciertos juegos de poder en el trabajo resultan perversos, llegando a extremos de abuso o mal uso del rol.

El juego de la degradación

Hay quien necesita degradar y humillar a un colateral o a un subordinado para sentirse mejorado. En este juego de poder hay un discurso explícito de quien degrada, y una interpretación implícita que significa lo siguiente:

Cuanto más te maltrate, más valía me veo yo…

Cuanto más te fastidie en tu brillo, menos imbécil parezco yo…

Tengo que estar con gente denigrada para que yo me vea con valor…

Como tú me soportas, yo valgo…

Para seguir aquí debo poder abusar de ti…

Al mostrarte como alguien tan mediocre, la imagen que tengo de mi valía es buena…

Tres aspectos importantes a resaltar sobre este juego de poder:

  • En este juego de poder hay mucha asimetría en la interacción, por eso el juego dura lo que aguante el actor degradado: cuanto más le aguante en su juego el degradado o maltratado, más dependiente hará del mismo al abusador.
  • Como cabe entender en las frases de la interpretación implícita que retengo arriba, el degradador o abusador sufre un deficit de autoestima porque necesita degradar a su compañero para verse a la misma altura que él.
  • El deficit de autoestima es independiente de los diplomas que tenga el abusador o de su posición de poder.